El cristal del tercer ojo, Agni.

Color de transmutación, guía en el camino de la conexión espiritual a través del auto conocimiento. Nos muestra el camino a la Quinta Dimensión, refrescando nuestras pasiones y deseos. Equilibrándonos.

 

Se la conoce también como: “Piedra del sentimiento” pues es indicada para personas que estén padeciendo algún sufrimiento, perdida de ser querido, enfermedad, abandono…

Protege contra los deseos del ego, ayudando en la limpieza y evolución de las emociones.

Nos ayuda a controlar el temperamento, disipando la ira, la ansiedad, el enfado y el miedo, aporta Paz en casos de tristeza permitiéndonos integrar las pérdidas emocionales.

Nos ayuda a tener sueños reparadores,  a recordar y comprender los sueños. Utilizada durante el sueño facilita experiencias extra-corpóreas y sueños intuitivos.

Por su altísima vibración la Amatista es muy recomendable, pues ayuda a sentirse más centrado, a controlar las facultades,  facilitando la asimilación de ideas nuevas, identificando la causa con su efecto.

Se usa en meditación para encontrar el Yo interno y elevar los estados de conciencia ya que equilibra los cuerpos físico, mental, y emocional con el espiritual.

Limpiadora del aura, la amatista transmuta la energía negativa estimulando los chacras de la garganta y la coronilla, además de transmutar energías de baja vibración en las vibraciones más elevadas de los reinos etéricos y espirituales.

El uso es meditativo en su observación.

Se limpia con agua muy pura, a ser posible agua corriente de manantial y se carga con el Sol, un par de horas al Sol de mediodía es suficiente.

Es el Cristal de los Magos Blancos, de los viajeros entre dimensiones. El Cristal del multiverso.

Si la utilizas conseguirás una visión más objetiva de la realidad.

Transmuta el amor en Amor Incondicional

 

Saludos, Fidel Gascueña

 

Si alguien se considera perjudicado por alguna de las imágenes que figuran en este blog, por favor mandarme un mensaje, gracias.

Deja un comentario